• Boeing presenta sus resultados del tercer trimestre

    • Los resultados siguen viéndose afectados significativamente por el coronavirus y la suspensión temporal del 737 MAX
    • Gestión proactiva de la liquidez y transformación de cara al futuro
    • Ingresos de 14.100 millones de dólares, pérdidas por acción de (0,79) dólares (según PCGA) y pérdidas por acción recurrentes de (1,39) dólares (no PCGA)*
    • Flujo de caja operativo de (4.800) millones de dólares; efectivo y valores negociables por 27.100 millones
    • Cartera total de 393.000 millones de dólares, incluye más de 4.300 aviones comerciales

    CHICAGO,  28 de octubre de 2020 - The Boeing Company [NYSE: BA] ha publicado unos ingresos del tercer trimestre de 14.100 millones de dólares con pérdida por acción (según PCGA) de (0,79) dólares y pérdida por acción recurrente (no-PCGA)* de (1,39) dólares, que refleja la disminución de entregas de aviones comerciales y del volumen de servicios, principalmente a causa del coronavirus (Cuadro 1). Boeing registró un flujo de caja operativo de (4.800) millones de dólares.

    "La pandemia mundial ha seguido presionando nuestra actividad en este trimestre, y nos estamos adaptando a esta nueva realidad mediante una gestión rigurosa de la liquidez y transformando nuestra compañía para que sea más ágil, resistente y sostenible a largo plazo", declaró Dave Calhoun, Presidente y Consejero Delegado de Boeing. "La diversidad de nuestra cartera, incluidos nuestros programas de servicios a administraciones públicas, de defensa y espaciales, siguen proporcionándonos cierta estabilidad a medida que nos adaptamos y reconstruimos para la época posterior a la pandemia. Seguimos centrados en la salud y la seguridad de nuestros empleados y de sus comunidades. Me enorgullece la dedicación y el compromiso que han mostrado nuestros equipos al continuar trabajando para nuestros clientes ante este panorama tan difícil. A pesar de los factores adversos a corto plazo, mantenemos la confianza en nuestro futuro a largo plazo, y centramos nuestra atención en mantener las inversiones esenciales en nuestro negocio y las importantes medidas que estamos tomando para reforzar nuestra cultura de prevención, mejorar la transparencia y regenerar la confianza".

    Siguiendo las directrices de los reguladores en todo el mundo, Boeing consiguió un progreso firme hacia la vuelta al servicio del 737 MAX, incluidos vuelos exigentes de certificación y validación por parte de la Administración Federal de Aviación estadounidense, Transport Canada y la Agencia Europea de Seguridad Aérea. La Comisión de Evaluación Operativa Conjunta (JOEB, por sus siglas en inglés), que incluye autoridades de aviación civil de Estados Unidos, Canadá, Brasil y la Unión Europea, también realizó sus evaluaciones de la actualización de la formación de la tripulación. El 737 MAX ha completado hasta ahora 1.400 vuelos de prueba y comprobación y más de 3.000 horas de vuelo a medida que avanza en un proceso de certificación sólido e integral.

    Para adaptarse al impacto del coronavirus en el mercado y posicionar a la compañía de cara al futuro, Boeing avanza en la transformación de su negocio en cinco áreas clave que incluyen infraestructuras, gastos generales y estructura organizativa, mix de carteras e inversiones, optimización de la cadena de suministro, y excelencia operativa. A medida que la compañía reajusta sus operaciones para alinearse con las realidades del mercado, Boeing prevé seguir reduciendo su plantilla por desgaste natural, y también mediante bajas voluntarias e involuntarias, y ha registrado costes adicionales por ajustes de plantilla en el tercer trimestre.

    El flujo de caja operativo del trimestre, que se situó en (4.800) millones de dólares, reflejó principalmente el menor volumen de entregas de aviones comerciales y de servicios debido al coronavirus, además del calendario de cobros y pagos.

    La cartera de la compañía se elevaba a 393.000 millones de dólares al cierre del trimestre.

    Resultados por unidad de negocio

    Commercial Airplanes

    Los ingresos del tercer trimestre de la división Commercial Airplanes descendieron hasta 3.600 millones de dólares, que reflejan tanto el menor volumen de entregas debido al impacto del coronavirus como los problemas de calidad del 787 y los trabajos de reparación asociados. El margen operativo del tercer trimestre descendió hasta el (38,1) por ciento, principalmente por el menor volumen de entregas y por los 590 millones de dólares en costes extraordinarios de producción relacionados con el programa 737.

    Commercial Airplanes añadió el avión 777X definitivo para vuelos de prueba al programa de pruebas, y el motor GE9X recibió la certificación de la FAA. En octubre, la compañía decidió que consolidaría la producción del 787 en Carolina del Sur a mediados de 2021, sin impacto financiero significativo en el programa en el tercer trimestre. Commercial Airplanes entregó 28 aviones durante el trimestre, y la cartera de pedidos incluye más de 4.300 aviones con un valor de 313.000 millones de dólares.

    Defense, Space & Security

    La división de Defense, Space & Security redujo sus ingresos en el tercer trimestre hasta 6.800 millones de dólares, principalmente por las fechas de firma de contratos de aviones derivados, efecto compensado parcialmente por un mayor volumen de cazas. El margen operativo del tercer trimestre bajó hasta el 9,2 por ciento, lo que refleja un desempeño menos favorable, incluida la dotación de 67 millones de dólares por el programa KC-46A Tanker.

    En el trimestre, la división de Defense, Space & Security se adjudicó un contrato de ocho cazas avanzados F-15EX para las Fuerzas Aéreas estadounidenses y consiguió la ampliación del contrato de la Estación Espacial Internacional para la NASA, además de contratos para otros nueve helicópteros MH-47G Block II Chinook para el Comando Aéreo de Operaciones Especiales del ejército estadounidense y cuatro satélites 702X adicionales. También en el trimestre, las Fuerzas Aéreas estadounidenses y el equipo de Boeing fueron galardonados con el Collier Trophy a la excelencia aeroespacial por el avión espacial no tripulado X-37B. Otros hitos durante el trimestre incluyeron la entrada del vigésimo avión F/A-18 de la Marina estadounidense en el programa Service Life Modification, al igual que la entrega del primer Bell Boeing V-22 Osprey a Japón y del primer MH-47G Block II Chinook al Comando Aéreo de Operaciones Especiales del ejército estadounidense.

    La cartera de pedidos de la división de Defense, Space & Security se eleva a 62.000 millones de dólares, de los cuales el 30 por ciento corresponde a pedidos de clientes internacionales.

    Global Services

    Los ingresos de Global Services en el tercer trimestre ascienden a 3.700 millones de dólares, debido a un menor volumen de servicios comerciales a causa del COVID-19, efecto compensado parcialmente por el mayor volumen de servicios a administraciones públicas. El margen operativo disminuyó hasta el 7,3 por ciento en el tercer trimestre, principalmente por el menor volumen de servicios comerciales y por costes adicionales relacionados con el ajuste de plantilla.

    Durante el trimestre, Global Services firmó un contrato con GECAS para 11 unidades del 737-800 de Boeing convertidas en cargueros, consiguió un contrato de soporte de seis años para el P-8A con la Real Fuerza Aérea Australiana, y obtuvo contratos de las Fuerzas Aéreas estadounidenses para prestar servicios de entrenamiento y soporte para el F-15EX.Asimismo, Global Services entregó el primer dispositivo de entrenamiento operativo de vuelo para el P-8A a la Real Fuerza Aérea británica.