• Dennis Muilenburg, Presidente de Boeing, anuncia cambios para aumentar el enfoque de la compañía en la seguridad de productos y servicios

    • La compañía implantará y ampliará las recomendaciones del estudio independiente encargado por el Consejo de Administración de Boeing
    • La nueva organización de Seguridad en Productos y Servicios unifica el enfoque de la compañía en materia de prevención
    • Con acciones adicionales se mejorará la función de Ingeniería, se reforzará la cultura de Boeing y se avanzará en materia de prevención en el ecosistema aeroespacial

    CHICAGO,  30 de septiembre de 2019 - Dennis Muilenburg, Presidente del Consejo de Administración, Presidente Ejecutivo y Consejero Delegado de Boeing, ha anunciado hoy varias acciones inmediatas que se implantarán para reforzar el compromiso permanente de la compañía con la seguridad de los productos y servicios.

    Las acciones derivan de las últimas recomendaciones del Consejo de Administración de Boeing, que son el resultado de cinco meses de estudio independiente de las políticas y procesos de la compañía para el diseño y el desarrollo de los aviones, realizado por una comisión nombrada a tal efecto, que el propio Muilenburg propició tras los accidentes del 737 MAX en los vuelos 610 de Lion Air y 302 de Ethiopian Airlines. Las recomendaciones de la Comisión sobre Políticas y Procesos de los Aviones (respaldadas por las aportaciones de expertos internos y externos) se centran en mejorar aún más la prevención en toda la compañía y en el ecosistema aeroespacial en general.

    "La seguridad es el valor fundamental que define a Boeing, y los accidentes del 737 MAX pesarán siempre sobre nosotros. Nos han hecho recordar de nuevo la importancia que tiene nuestro trabajo, y no han conseguido sino intensificar nuestro compromiso con mejorar continuamente la seguridad de nuestros productos y servicios", declaró Muilenburg. "Mi equipo y yo recibimos de buen grado las recomendaciones de nuestro Consejo, y estamos tomando las medidas inmediatas necesarias para implantarlas en toda la compañía junto con nuestros empleados, a la vez que no cejamos en nuestro empeño continuo por reforzar la prevención en Boeing y en todo el sector aeroespacial. Queremos agradecer al Consejo y a los miembros de la comisión su minucioso trabajo y su apoyo constante. Boeing apuesta por estar siempre a la vanguardia, por liderar de forma proactiva, y aboga por la mejora continua del sector aeroespacial mundial en materia de prevención".

    Además de la creación de una Comisión de Seguridad Aeroespacial permanente dentro del Consejo de Administración de Boeing, Muilenburg anunció que Boeing está trabajando en la creación de una nueva organización de Seguridad en Productos y Servicios que reforzará el enfoque de "seguridad ante todo" de la compañía. Esta organización unificará las responsabilidades relacionadas con la prevención que actualmente gestionan diferentes equipos de los varios negocios y unidades operativas de Boeing.

    El equipo estará liderado por Beth Pasztor, Vicepresidenta de Product and Services Safety (Seguridad en Productos y Servicios), que responderá tanto ante la Comisión de Seguridad Aeroespacial del Consejo de Administración de Boeing como ante Greg Hyslop, Ingeniero Jefe de Boeing y Vicepresidente Senior de Engineering, Test & Technology. La organización aunará equipos de toda la organización de Boeing (y expertos externos cuando sea necesario) para aumentar la concienciación, la información y la responsabilidad en materia de prevención dentro de la compañía, con lo que se mejorará aún más la seguridad de los productos y servicios.

    Pasztor, que lleva 34 años en Boeing, anteriormente desempeñó el cargo de Vicepresidenta de Safety, Security & Compliance para Boeing Commercial Airplanes, donde era la responsable de integrar la seguridad de productos y las acciones e iniciativas de cumplimiento regulatorio.

    La organización estará a cargo de revisar todos los aspectos de seguridad de los productos, incluida la investigación en casos de excesiva presión y de las inquietudes en cuanto a la seguridad de productos y servicios, planteadas por los empleados de forma anónima. Pasztor también supervisará el Equipo de Investigación de Accidentes y las juntas de revisión de seguridad de la compañía, además del programa ODA (Organization Designation Authorization), el equipo de ingenieros y técnicos expertos de la compañía que representan a la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) en las labores de certificación de un avión.

    Con las recomendaciones de la comisión creada a tal efecto, Muilenburg también anunció que los ingenieros de toda la compañía, incluida la nueva organización de Seguridad en Productos y Servicios, responderán directamente ante Hyslop, cuyo enfoque se centrará en la salud y capacidad de la función de Ingeniería y en las necesidades relacionadas con la compañía. Esta reorganización ayudará a reforzar los conocimientos en ingeniería, promoverá un enfoque de toda la compañía hacia la satisfacción de las prioridades de los clientes, unidades operativas y de negocio, y hará mayor hincapié en la prevención. También pone un mayor énfasis en la creación de oportunidades de crecimiento profesional para los ingenieros en toda la compañía.

    "Estos cambios impulsarán a nuestro equipo y ampliarán nuestro enfoque en prevención, a la vez que beneficiarán a nuestros clientes y nuestros resultados operativos; intensificarán nuestro enfoque en el aprendizaje, las herramientas y el desarrollo del talento en toda la compañía", añadió Muilenburg.

    La compañía también establecerá un Programa de Requisitos de Diseño para reforzar la cultura de mejora continua, aprendizaje e innovación; impulsar el Programa de Seguridad Continua en Operaciones para incrementar la visibilidad y la transparencia de todos los informes de prevención y los avisos de posibles problemas; colaborar con clientes comerciales y de defensa, y otros grupos de interés, para asegurar que el diseño de las cabinas de mando siga adelantándose a las necesidades de los pilotos futuros; y ampliar el papel y el alcance del Centro de Promoción de la Prevención de la compañía para reforzar la cultura permanente de prevención de Boeing.

    Además de las recomendaciones del Consejo, Muilenburg anunció las medidas adicionales que está tomando Boeing para reforzar la gestión de la prevención en toda la compañía y en la cadena de suministro, con el foco en la excelencia operativa, en invertir en sus empleados y, junto con otros actores de la comunidad aeroespacial, en trabajar para mejorar la seguridad aérea en todo el mundo.

    Esto incluye extender por toda la compañía el uso de un sistema integral de gestión de la prevención y la creación de comisiones de revisión de la seguridad para normalizar políticas y objetivos de prevención, compartir las mejores prácticas, gestionar el riesgo, evaluar el desempeño, incrementar la visibilidad y reforzar aún más la cultura de la compañía en materia de prevención. Un sistema anónimo de presentación de informes, que se creó en Commercial Airplanes y se extendió a toda la compañía, alienta a los empleados a denunciar potenciales problemas de seguridad que detecten, que serán revisados por la organización de Seguridad en Productos y Servicios. Además, se han creado juntas de revisión de seguridad que están lideradas por altos cargos de la compañía, incluidos el Jefe de Ingeniería de Boeing y los Consejeros Delegados de las unidades de negocio, lo que dará como resultado una mejora de la visibilidad. Hoy, ya se están aplicando los primeros avances y aprendizajes mediante la creación de diversos programas de desarrollo y con otros ya establecidos. Además, la inversión en mejoras de los simuladores de vuelo y de las competencias informáticas han incrementado la capacidad de la compañía para realizar de forma proactiva pruebas del funcionamiento en una amplia variedad de situaciones, resultando en una mejora en la seguridad del producto. Por ejemplo, en las últimas semanas, los ingenieros de software han simulado 390.000 horas de vuelo del 737 MAX, el equivalente a 45 años de vuelo. También se están realizando grandes esfuerzos en I+D para las cabinas de mando del futuro, aprovechando el trabajo de vanguardia en la ciencia del factor humano y en el diseño.

    "En este momento decisivo, Boeing tiene que asumir un papel de liderazgo aún mayor, centrado en la prevención, y llegar incluso más allá", comentó Muilenburg. "Además de estar centrados en un sistema común para la gestión de la prevención, vamos a crear nuevas posiciones de liderazgo con la autoridad, la responsabilidad y la transparencia necesarias para conseguir progresos cuantificables; abordaremos la creciente necesidad de formación de talento, de pilotos y técnicos de mantenimiento, y de educación en materias STEM; e invertiremos en áreas como el diseño de productos, las cabinas de mando del futuro, infraestructuras, regulación y nuevas tecnologías. Pronto podremos compartir los avances a este respecto.

    "Garantizar la seguridad de los pasajeros, pilotos y tripulaciones es nuestra prioridad número uno y estamos trabajando para que el 737 MAX vuelva al servicio", añadió. "Seguiremos aprendiendo de lo ocurrido en estos últimos accidentes, compartiendo lo aprendido con la comunidad de la aviación".

    Boeing es la mayor compañía aeroespacial del mundo y el fabricante líder de aviones comerciales, sistemas de defensa, espacio y seguridad, y servicios globales. Al ser el mayor exportador de Estados Unidos, proporciona servicios de asistencia a clientes comerciales y gubernamentales en más de 150 países. Boeing emplea a más de 150.000 personas en todo el mundo y se beneficia del talento de una base internacional de proveedores. Apoyándose en un legado de liderazgo aeroespacial, Boeing continúa siendo líder en tecnología e innovación, manteniendo relaciones fructíferas con sus clientes e invirtiendo en su gente y en su crecimiento futuro.