• Comunicado de Boeing Sobre el Informe Final de la Investigación del Vuelo 610 de Lion Air

    CHICAGO,  25 de octubre de 2019 - Boeing ha emitido hoy el siguiente comunicado sobre el informe final de la investigación del vuelo 610 de Lion Air por parte de la Comisión Nacional de Seguridad del Transporte de Indonesia (KNKT):

    "En nombre de todos en Boeing, quiero reiterar nuestro más sincero pésame a las familias y seres queridos de quienes perdieron la vida en estos accidentes. Compartimos con Lion Air su pesar, y queremos trasladar nuestras más sinceras condolencias a la familia Lion Air", declaró Dennis Muilenburg, Presidente y Consejero Delegado de Boeing. "Estos trágicos acontecimientos nos han afectado profundamente, y siempre recordaremos lo que sucedió".

    "Queremos elogiar el gran esfuerzo de la Comisión Nacional de Seguridad del Transporte de Indonesia para determinar los hechos que rodearon al accidente, los factores que contribuyeron a su causa y sus recomendaciones, encaminadas a nuestro objetivo común de que esto nunca vuelva a suceder".

    Estamos abordando las recomendaciones de seguridad formuladas por KNKT y tomando medidas para mejorar la seguridad del 737 MAX con el fin de garantizar que las condiciones de control de vuelo que se produjeron en este accidente no vuelvan a ocurrir. La seguridad es un valor esencial para todos en Boeing, y la seguridad de los pasajeros, de nuestros clientes y de las tripulaciones a bordo de nuestros aviones es siempre nuestra prioridad número uno. Valoramos la relación duradera que hemos forjado con Lion Air y deseamos continuar trabajando juntos en el futuro".

    Los expertos de Boeing, trabajando como asesores técnicos de la Oficina Nacional de Seguridad de Transportes de EE.UU. (NTSB, por sus iniciales en inglés), han prestado su apoyo a KNKT a lo largo de la investigación. Los ingenieros de la compañía han estado trabajando con la Administración Federal de Aviación de EE.UU. (FAA, por sus siglas en inglés) y otros reguladores de todo el mundo para actualizar el software y realizar otros cambios, teniendo en cuenta la información procedente de la investigación de KNKT.

    Desde este accidente, el 737 MAX y su software están experimentando un nivel sin precedentes de supervisión, prueba y análisis regulatorio a nivel mundial. Esto incluye cientos de sesiones de simulador y vuelos de prueba, análisis regulatorio de miles de documentos, revisiones por parte de reguladores y expertos independientes y amplios requisitos en materia de certificación.

    Boeing ha realizado cambios en el 737 MAX a lo largo de los últimos meses. El aspecto más importante es que Boeing ha rediseñado el modo en que los sensores del ángulo de ataque (AoA, por sus siglas en inglés) interaccionan con el software de control de vuelo, llamado Sistema de Aumento de las Características de Maniobras (MCAS, por sus siglas en inglés). En el futuro, el MCAS comparará la información de ambos sensores AoA antes de activarse, lo que agrega un nivel de protección adicional.

    Asimismo, el MCAS ahora solo se activará si ambos sensores de AoA emiten los mismos datos, se activará sólo una vez en respuesta a datos AoA erróneos, y estará sujeto siempre a un límite máximo que puede anularse con la columna de control.

    Estos cambios del software evitarán que se vuelvan a producir las condiciones de control de vuelo que se dieron en este accidente.

    Boeing también está actualizando los manuales de la tripulación y la formación de los pilotos, diseñados para garantizar que cada piloto tenga toda la información necesaria para pilotar el 737 MAX de forma segura.

    Boeing sigue trabajando con la FAA y otras agencias reguladoras de todo el mundo para certificar la mejora del software y el programa de formación para que el 737 MAX vuelva al servicio de forma segura.