• Boeing presenta sus resultados del tercer trimestre

    CHICAGO,  23 de octubre de 2019 - 

    • La compañía sigue colaborando con los reguladores y los clientes de todo el mundo para la vuelta al servicio del 737 MAX en condiciones seguras
    • Los ingresos ascendieron a 20.000 millones de dólares, lo que refleja la disminución en las entregas del 737 y el aumento de los volúmenes en defensa y servicios
    • El beneficio por acción (BPA según PCGA)* se sitúa en 2,05 dólares, y el BPA recurrente (no PCGA)* asciende a 1,45 dólares por acción.
    • El flujo de caja operativo es de (2.400) millones de dólares; se repartieron 1.200 millones de dólares en dividendos
    • La cartera total asciende a 470.000 millones de dólares, e incluye en torno a 5.500 aviones comerciales
    • La compañía cuenta con una fuerte posición de liquidez: 10.900 millones de dólares en efectivo y valores negociables
    Cuadro 1. Resumen de resultados financieros (en millones de dólares. excepto los datos por acción)

    Boeing ha reportado unos ingresos en el tercer trimestre de 20.000 millones de dólares con un beneficio por acción (según PCGA) de 2,05 dólares y un beneficio por acción recurrente (no-PCGA)* de 1,45 dólares, que refleja la disminución en las entregas del 737 compensada parcialmente con un mayor volumen en defensa y servicios (Cuadro 1). Boeing generó un flujo de caja operativo de (2.400) millones de dólares y repartió 1.200 millones de dólares en dividendos.

    Boeing ha desarrollado actualizaciones de software y de la formación para el 737 MAX, y sigue colaborando con la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) y con las autoridades de aviación civil de todo el mundo para completar los pasos restantes para conseguir la certificación y la preparación para la vuelta al servicio de ese modelo de avión. Dichas autoridades regulatorias determinarán el calendario y las condiciones de la vuelta al servicio del avión en cada jurisdicción correspondiente. A los efectos de los resultados del tercer trimestre, la compañía ha calculado que la aprobación regulatoria de la vuelta al servicio del 737 MAX comenzará en el cuarto trimestre de 2019 y que, en consecuencia, se aumentará gradualmente el ritmo de fabricación del 737 desde 42 unidades al mes hasta 57 para finales de 2020.

    "Nuestra máxima prioridad sigue siendo la vuelta al servicio de forma segura del 737 MAX, y estamos avanzando con paso firme en ese sentido", declaró Dennis Muilenburg, Presidente y CEO de Boeing. "También hemos tomado medidas para mejorar aún más el enfoque de la compañía en la seguridad de productos y servicios, y seguimos centrados en cumplir los compromisos con nuestros clientes y en captar nuevas oportunidades con nuestros valores de seguridad, calidad e integridad siempre por bandera".  

    El flujo de caja operativo del trimestre, que se situó en (2.400) millones de dólares, reflejó principalmente la caída de las entregas y cobros adelantados del 737, además del calendario de cobros y pagos. La compañía también repartió 1.200 millones de dólares en dividendos en el trimestre, un aumento del 20 por ciento del dividendo por acción comparado con el mismo periodo del ejercicio anterior.

    El saldo de tesorería e inversiones en instrumentos negociables asciende a 10.900 millones de dólares, frente a los 9.600 millones de dólares registrados a comienzos del trimestre. El endeudamiento se eleva a 24.700 millones de dólares, habiéndose aumentado desde 19.200 millones de dólares al principio del trimestre, principalmente por las nuevas emisiones de deuda.

    La cartera total de pedidos de la compañía sumaba 470.000 millones de dólares al cierre del trimestre, e incluye 16.000 millones de dólares de contratación nueva en el trimestre.

    Resultados por unidad de negocio

    Commercial Airplanes

    Los ingresos de la división de Commercial Airplanes en el tercer trimestre se elevaron a 8.200 millones de dólares, lo que refleja las menores entregas del 737. El margen operativo del tercer trimestre descendió hasta el (0,5) por ciento, lo que refleja el menor número de entregas del 737, compensado parcialmente por el mayor margen en el programa del 787. Durante el trimestre, los costes contables estimados para fabricar los 737 aumentaron en 900 millones de dólares, principalmente para reflejar los supuestos actuales en cuanto al calendario para la vuelta al servicio y a los incrementos planificados en el ritmo de producción. No ha habido un cambio significativo en las estimaciones de descuentos potenciales y otras contraprestaciones a los clientes relativos a la suspensión temporal del 737 MAX.

    La división de Commercial Airplanes entregó 62 aviones durante el trimestre. Dado el entorno actual del comercio mundial, la tasa de producción del 787 se reducirá a 12 aviones al mes durante aproximadamente dos años a partir de finales del 2020. El programa 777X va avanzando en las pruebas previas al primer vuelo y sigue bien encaminado para su primer vuelo a principios de 2020. La compañía tiene ahora como objetivo realizar la primera entrega del 777X a principios de 2021.

    Commercial Airplanes captó pedidos netos valorados en 5.000 millones de dólares durante el trimestre, incluidos pedidos de 20 aviones 787 para Korean Air, ocho aviones 787 para Air New Zealand, y seis cargueros 777 para China Airlines. La cartera de pedidos de Commercial Airplanes incluye casi 5.500 aviones por un valor de 387.000 millones de dólares.

    Defense, Space & Security

    La división de Defense, Space & Security incrementó los ingresos hasta 7.000 millones de dólares en el tercer trimestre, impulsados principalmente por el aumento de volúmenes en los programas de satélites y armamento, y el avión de entrenamiento T-7A Red Hawk (anteriormente T-X Trainer), compensado en parte por el menor volumen en el programa F-15. El margen operativo del tercer trimestre aumentó hasta el 10,7 por ciento, principalmente debido a la no recurrencia de las dotaciones registradas en el tercer trimestre de 2018 y a la mejora del desempeño.

    Durante el trimestre, Defense, Space & Security ganó contratos para el quinto lote de producción de 15 aviones KC-46A Tanker para las Fuerzas Aéreas estadounidenses, y nueve helicópteros AH-64E Apache para el Ejército estadounidense. Entre los hitos más significativos alcanzados en el trimestre se incluye la finalización del primer vuelo de prueba del avión no tripulado de repostaje aéreo MQ-25, el primer vuelo inaugural del avión P-8A Poseidon para la Real Fuerza Aérea británica, y el ensamblaje final de la estructura central de las etapas del Sistema de Lanzamiento Espacial. Asimismo, la división de Defense, Space & Security realizó el centésimo vuelo de prueba del T-7A Red Hawk.

    La cartera de pedidos de la división de Defense, Space & Security se eleva a 62.000 millones de dólares, de los cuales el 30 por ciento corresponde a pedidos de clientes internacionales.

    Global Services

    Los ingresos del tercer trimestre de la división de Global Services ascendieron a 4.700 millones de dólares, principalmente gracias a la adquisición de Boeing Distribution Services, Inc. (anteriormente KLX) y al aumento del volumen en servicios gubernamentales. El margen operativo aumentó hasta el 14,4 por ciento en el tercer trimestre como resultado del mejor comportamiento del negocio.

    Durante el trimestre, Global Services obtuvo contratos con las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos para formación del F-15 en Catar, reposición de alas del A-10 Thunderbolt, y servicios relacionados con el avión de respostaje KC-46A Tanker. Asimismo, Global Services firmó un contrato de soluciones digitales con IndiGo y entregó el primer carguero convertido SpiceXpress 737-800 Boeing Converted Freighter tras su certificación en la India.

    Información financiera adicional

    Al cierre del trimestre, la cartera neta de Boeing Capital se elevaba a 2.200 millones de dólares. El cambio de los beneficios procedentes de otras partidas sin asignar y eliminaciones se debe principalmente al incremento de la inversión en investigación y desarrollo de la compañía. Los gastos por intereses y relacionados con el endeudamiento aumentaron por el mayor saldo de deuda. El tipo impositivo efectivo en el tercer trimestre aumentó en términos interanuales, básicamente por el registro, en el tercer trimestre de 2018, de una partida positiva por importe de 412 millones de dólares relacionada con una liquidación de impuestos del ejercicio 2013/14, efecto compensado en parte por el aumento del efecto impositivo positivo por los menores beneficios antes de impuestos.