• Los directores de tecnología del sector aeroespacial cooperan para impulsar la sostenibilidad de la aviación

    Declaración conjunta de los directores de tecnología de siete de los fabricantes aeroespaciales más importantes del mundo

    18 de junio de 2019 - 

    Compromiso unificado

    La aviación conecta el mundo de forma eficiente y rápida al transportar  personas, alimentos y mercancías y abrir nuevas oportunidades económicas por todo el planeta. La aviación promueve el entendimiento entre pueblos, ya que genera ricos intercambios culturales, contribuyendo con ello a la convivencia pacífica.

    Al mismo tiempo, el cambio climático se ha convertido en una clara preocupación para nuestra sociedad. El impacto de la humanidad sobre el clima exige acciones en varios frentes. El sector de la aviación ya está tomando medidas significativas para proteger el planeta y lo seguirá haciendo.

    La aviación supone el 2% de las emisiones de dióxido de carbono antropogénicas. El sector se ha propuesto el reto de reducir las emisiones netas de CO2 incluso ante una demanda de transporte aéreo que ha crecido de forma significativa. El sector de la aviación se ha convertido en el primer sector industrial del mundo en fijarse un ambicioso objetivo: reducir las emisiones de CO2 a la mitad para 2050, en comparación con los niveles de 2005, y limitar el aumento de las emisiones netas de CO2 para 2020. Estamos en el camino de alcanzar dichos compromisos a corto plazo, incluida la implantación en 2019 del Plan de compensación y reducción del carbono para la aviación internacional (CORSIA, por sus siglas en inglés) tal y como acordaron las naciones que conforman la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI).

    Los directores de tecnología de siete de los mayores fabricantes del sector están trabajando a un nivel sin precedentes para garantizar que el sector cumple con estos compromisos sólidos y necesarios.

    Estrategia

    La aviación sostenible se apoya en tres pilares tecnológicos principales:

    1. Continuar el desarrollo del diseño y la tecnología de aviones y motores en una búsqueda incansable de mejoras en el consumo de combustible y en la reducción de las emisiones de CO2.
    2. Apoyar la comercialización de combustibles sostenibles y alternativos para la aviación. En torno a 185.000 vuelos comerciales ya han demostrado que los aviones actuales están listos para su uso.
    3. Desarrollar tecnologías radicalmente nuevas en materia de aviones y propulsión y acelerar tecnologías que faciliten la "tercera generación" de la aviación.

    También desempeñan un papel esencial otros factores como la gestión eficiente del tráfico aéreo y el enrutamiento de los aviones de modo que se minimice el consumo de combustible. Nuestro sector ha conseguido un progreso significativo en la reducción de la contaminación acústica y otros impactos medioambientales y mantendrá esta trayectoria.

    Diseño y tecnología de aviones y motores

    Durante los últimos 40 años, la tecnología de los aviones y motores ha reducido las emisiones de CO2 en un promedio anual de más del uno por ciento por pasajero-kilómetro. Esto es el resultado de notables inversiones de I+D en materiales, eficiencia aerodinámica, métodos digitales de diseño y fabricación, desarrollo de turbomáquinas y optimización de los sistemas a bordo.

    Durante muchos años, a través de diversas organizaciones del sector y organismos internacionales, la comunidad aeronáutica se ha comprometido voluntariamente a cumplir una serie de objetivos exigentes para mejorar el desempeño medioambiental de los aviones. Los objetivos establecidos por el Consejo Consultivo para la Investigación Aeronáutica en Europa apuntan a una reducción del CO2 del 75 por ciento, una bajada del NOX del 90 por ciento y una disminución de la contaminación acústica del 65 por ciento para 2050, en comparación con los niveles del año 2000.

    Para ayudar a lograr estos exigentes objetivos, los acuerdos globales alcanzados a través de la OACI requieren la incorporación al proceso de certificación aplicado a cada avión, de una norma de eficiencia en el consumo de combustible.

    Seguimos comprometidos con mejorar los diseños de los aviones y motores existentes para continuar incrementando su eficiencia en la medida de lo posible. Al mismo tiempo, somos conscientes de los enormes desafíos tecnológicos que tenemos ante nosotros y la probable necesidad de adoptar enfoques más radicales de "tercera generación".

    Impulsando la transición energética: Combustibles de aviación sostenibles

    La aviación seguirá dependiendo de los combustibles líquidos como fuente de energía fundamental para los aviones más grandes y de mayor alcance en el futuro inmediato. Incluso bajo los pronósticos más optimistas para los vuelos de propulsión eléctrica, los aviones comerciales regionales y de pasillo único seguirán funcionando con combustibles durante las próximas décadas. En consecuencia, el desarrollo de combustibles sostenibles de aviación (SAF, por sus siglas en inglés) que utilicen carbono reciclado en lugar de carbono de fuentes fósiles y cumplan con normas de sostenibilidad sólidas y creíbles es un requisito esencial para un futuro sostenible. Se han aprobado cinco vías para la producción de combustibles sostenibles para la aviación y una de dichas vías ya está en uso a escala comercial. Creemos que la clave del éxito reside en acelerar el aumento de la producción de todas las vías que sean comercialmente viables, al mismo tiempo que se desarrollan otras vías de menor coste. Este trabajo ya está en marcha en centros de investigación y en empresas de diversos sectores industriales. Lo que se necesita es un mayor apoyo de las administraciones públicas para el desarrollo de tecnologías, la inversión en plantas de producción e incentivos de producción de combustible en todo el mundo.

    Todo combustible que sea sostenible, escalable y compatible con los combustibles existentes cuenta con nuestro apoyo total. Trabajaremos estrechamente con productores de combustible, aerolíneas, aeropuertos, organizaciones medioambientales y agencias gubernamentales para que estos combustibles alcancen un uso generalizado en la aviación mucho antes de 2050.

    La tercera era de la aviación

    La aviación está en los inicios de su tercera gran época, tras el trabajo fundamental de los hermanos Wright y de los innovadores de la era de los aviones a reacción en la década de los cincuenta. La tercera era de la aviación es posible gracias a los avances en nuevas arquitecturas, eficiencias termodinámicas avanzadas de los motores, propulsión eléctrica e híbrida-eléctrica, digitalización, inteligencia artificial, materiales y fabricación. Los aviones más grandes comenzarán a beneficiarse de diseños novedosos que mejorarán aún más la eficiencia a través de la gestión de la resistencia aerodinámica de los aviones y nuevas formas de distribuir la propulsión. Los nuevos materiales permitirán aviones más ligeros, mejorando aún más la eficiencia.

    Estamos entusiasmados con esta tercera generación de la aviación y, aunque todas las compañías representadas tienen enfoques diferentes, cada una está motivada por la convicción de que tiene mucho que aportar al futuro sostenible de la aviación. Creemos que la aviación está entrando en su era más emocionante desde los albores de la aviación a reacción. Esta tercera era promete un impacto positivo y transformador en todo el mundo, y estamos preparados para que sea una realidad.

    Llamada a la acción: Consigamos este futuro juntos

    La aviación tiene un futuro brillante. Sin embargo, aparte de los esfuerzos importantes que está haciendo nuestro sector, también dependemos del apoyo conjunto de políticos, reguladores y gobiernos para conseguir esos objetivos.

    Se precisa un compromiso adicional por parte de los sectores público y privado para establecer una base regulatoria sólida capaz de abordar las cuestiones novedosas asociadas con las tecnologías emergentes de la aviación y para aportar el apoyo económico necesario para la comercialización a gran escala del combustible sostenible para la aviación. Prevemos una coordinación más amplia, profunda y continua a través de la OACI para facilitar una regulación unificada en colaboración con organismos consolidados tanto reguladores como de normalización a nivel nacional y mundial. Entre dichas entidades se incluyen la Federal Aviation Administration estadounidense, la Agencia Europea de Seguridad Aérea, la Administración de Aviación Civil de China, Transport Canada y la ANAC brasileña, entre otras.

    Como directores tecnológicos del sector, tenemos el compromiso de impulsar la sostenibilidad de la aviación. Creemos en este sector y en su papel para hacer de nuestro mundo un lugar más prometedor y seguro. También creemos firmemente que tenemos una hoja de ruta que permitirá que la aviación sea sostenible y desempeñe un papel aún más importante en nuestra comunidad global.