• Boeing presenta resultados del segundo trimestre

    CHICAGO,  24 de julio de 2019 - 

    • La compañía sigue colaborando con los reguladores y los clientes de todo el mundo para la vuelta al servicio del 737 MAX en condiciones seguras
    • Dotación de provisiones y aumento de gastos relacionados con el 737 MAX, como ya se anunció
    • Los ingresos ascendieron a 15.800 millones de dólares, lo que refleja el efecto del 737 MAX y un mayor volumen en defensa y servicios
    • Se registraron pérdidas de (5,21) dólares por acción (PCGA) o pérdidas recurrentes de (5,82) dólares por acción según criterios no-PCGA
    • El flujo de caja operativo es de (600) millones de dólares; se repartieron 1.200 millones de dólares en dividendos
    • La cartera total creció hasta 474.000 millones de dólares, e incluye más de 5.500 aviones comerciales
    • El saldo de efectivo y valores negociables se eleva a 9.600 millones de dólares
    • Las previsiones para 2019 publicadas anteriormente no reflejan el impacto del 737 MAX; se publicarán nuevas previsiones en próximas fechas
    Cuadro 1. Resumen de resultados financieros (en millones de dólares. excepto los datos por acción)

    Boeing reportó unos ingresos en el segundo trimestre de 15.800 millones de dólares con una pérdida por acción (según PCGA) de (5,21) dólares y una pérdida recurrente por acción (no-PCGA)* de (5,82) dólares, que refleja los costes ya anunciados por el 737 MAX (que redujeron los ingresos en 5.600 millones de dólares y el beneficio en 8,74 dólares por acción) y la reducción en las entregas del 737, efectos compensados parcialmente por los mayores volúmenes en defensa y servicios (Cuadro 1). Boeing generó un flujo de caja operativo de 600 millones de dólares y repartió 1.200 millones de dólares en dividendos.

    Las previsiones anteriores para 2019 no reflejan el impacto del 737 MAX. Debido a la incertidumbre en cuanto al calendario y las condiciones en las que la flota 737 MAX volverá a estar activa, se emitirán nuevas previsiones en una fecha futura. Boeing está colaborando estrechamente con la FAA en el proceso diseñado para certificar la actualización del software del 737, para conseguir que el MAX vuelva al servicio en condiciones seguras. Se está avanzando con diligencia en el desarrollo de las pruebas y presentaremos el paquete final de software a la FAA una vez que hayamos satisfecho todos sus requisitos de certificación. Los reguladores determinarán el proceso para certificar el software y las actualizaciones del MAX, además del momento en que se levantará la suspensión del servicio.

    "Se trata de un momento decisivo para Boeing y seguimos centrados en nuestros valores de seguridad, calidad e integridad en todo lo que hacemos mientras avanzamos hacia el objetivo de conseguir la vuelta del 737 MAX al servicio activo", declaró Dennis Muilenburg, Presidente del Consejo de Administración, Presidente Ejecutivo y Consejero Delegado de Boeing. "En estos momentos difíciles, los equipos de toda la compañía siguen rindiendo a un alto nivel para cumplir los compromisos y captar nuevas oportunidades, impulsados por fundamentos sólidos a largo plazo".

    El flujo de caja operativo del trimestre, que se situó en (600) millones de dólares, reflejó principalmente la caída de las entregas del 737 y del ritmo de producción, además del calendario de cobros y pagos. La compañía también repartió 1.200 millones de dólares en dividendos en el trimestre, un aumento del 20% del dividendo por acción comparado con el mismo periodo del ejercicio anterior.

    La cartera total de pedidos de la compañía asciende a 474.000 millones de dólares al cierre del trimestre, e incluye pedidos netos nuevos por valor de 9.000 millones de dólares.

    Resultados por unidad de negocio

    Commercial Airplanes

    Los ingresos de la división de aviación comercial en el segundo trimestre ascendieron a 4.700 millones de dólares, lo que refleja la dotación ya anunciada por el 737 MAX y el menor número de entregas del 737, efecto compensado en parte por el mix favorable. El margen operativo del segundo trimestre fue del (104,7) %, lo que refleja la dotación anunciada por el 737 MAX y el menor número de entregas del 737, compensadas en parte por el mayor margen del programa 787.

    Durante el trimestre, Commercial Airplanes entregó 90 aviones, incluidos 42 aviones 787, y registró pedidos de dos cargueros 777 para DHL y seis cargueros 767 para FedEx. Entre lo más destacado de la Feria Aeronáutica de París se encuentra una carta de intenciones de IAG para la compra de 200 aviones 737 MAX, al igual que diversos compromisos para aviones de fuselaje ancho. El programa 777X avanza favorablemente en las pruebas previas al primer vuelo. Si bien la compañía todavía tiene como objetivo la primera entrega del 777X a finales de 2020, hay un riesgo significativo en este calendario debido a los desafíos presentados por el motor, que están retrasando el primer vuelo hasta principios de 2020.

    La cartera de pedidos de aviones comerciales se mantiene fuerte, con más de 5.500 aviones valorados en 390.000 millones de dólares.

    Defense, Space & Security

    La división de defensa, espacio y seguridad incrementó los ingresos en el segundo trimestre hasta 6.600 millones de dólares, principalmente debido al aumento de volumen en aviones, satélites y armamento. El margen operativo en el segundo trimestre se incrementó hasta el 14,7%, principalmente gracias a la plusvalía en la venta de inmuebles y el menor aumento de los costes del programa KC-46 Tanker respecto al segundo trimestre de 2018.

    Nuevos contratos recibidos durante el trimestre: helicóptero Chinook MH-47G Block II para el Comando Aéreo de Operaciones Especiales del ejército estadounidense; ampliación de la vida útil del F/A-18 para la Armada de EE.UU.; munición de ataque directo conjunto (JDAM, por sus siglas en inglés) para las Fuerzas Aéreas estadounidenses; y sistema de comunicación por satélite Wideband Global SATCOM para las Fuerzas Aéreas estadounidenses. Los hitos principales del trimestre incluyen la finalización del primer vuelo de prueba T-X Trainer bajo contrato con las Fuerzas Aéreas estadounidenses, y las pruebas finales de paracaídas para la nave espacial Commercial Crew.

    La cartera de pedidos de esta unidad de negocio asciende a 64.000 millones de dólares, con el 31% en pedidos de clientes internacionales.

    Global Services

    Los ingresos del segundo trimestre de la división de servicios globales ascendieron a 4.500 millones de dólares, principalmente gracias a la adquisición de Boeing Distribution Services, Inc. (anteriormente KLX) y al aumento del volumen en servicios gubernamentales internacionales. El margen operativo del segundo trimestre se mantuvo relativamente estable en un 15,1%.

    Durante el trimestre, se cerraron contratos de logística basada en el rendimiento para el helicóptero AH-64 Apache con las Fuerzas Aéreas estadounidenses y para el avión cisterna KC-767A Tanker con las Fuerzas Aéreas italianas. En la Feria Aeronáutica de París, Global Services firmó compromisos de compra con ASL Aviation Holdings y GECAS por hasta 45 cargueros 737-800 convertidos y anunció acuerdos de soluciones digitales con Delta Air Lines y JetBlue Airways.

    Previsiones

    Las previsiones anteriores para 2019 no reflejan el impacto del 737 MAX. Debido a la incertidumbre en cuanto al calendario y las condiciones en las que la flota de los 737 MAX volverá al servicio, se publicarán nuevas previsiones en próximas fechas.