• Comunicado de Boeing relativo a la fabricación del 737 MAX

    • Boeing interrumpirá la fabricación del 737 MAX a partir de enero debido a que la certificación se pospone a 2020
    • Esta medida permite dar prioridad a la entrega de los aviones almacenados
    • En este momento, no se contemplan despidos o suspensiones

    CHICAGO,  16 de diciembre de 2019 - Devolver de forma segura el 737 MAX al servicio es nuestra principal prioridad. Sabemos que el proceso de aprobación del regreso al servicio del 737 MAX y determinar los requisitos de capacitación adecuados, debe ser extraordinariamente exhaustivo y riguroso, para garantizar que nuestros reguladores, clientes y los pasajeros confíen en las actualizaciones del 737 MAX. Como hemos señalado con anterioridad, la Administración Federal de Aviación de EE.UU. (FAA) y otras autoridades reguladoras internacionales determinan el calendario para la certificación y la vuelta al servicio del avión. Seguimos totalmente comprometidos a apoyar al máximo este proceso. Es nuestro deber asegurarnos de que se cumplan todos los requisitos y se dé respuesta a todas las preguntas planteadas por nuestros reguladores.

    Durante la suspensión de los vuelos del 737 MAX, Boeing ha seguido construyendo nuevos aviones y ahora tiene aproximadamente 400 aviones almacenados. Ya habíamos indicado con anterioridad que realizaríamos una evaluación continua de nuestros planes de producción si la suspensión de los vuelos del MAX se prolongaba más de lo previsto. Como resultado de esta evaluación continua, hemos decidido dar prioridad a la salida de aviones ya fabricados y paralizar temporalmente la producción del programa 737 a partir del próximo mes.

    Creemos que esta decisión es la menos perjudicial para el mantenimiento de las buenas condiciones del sistema de producción y la cadena de suministro a largo plazo. Esta medida obedece a una serie de factores, como la prolongación del proceso de certificación hasta 2020, la incertidumbre que reina en torno a las fechas y las condiciones de la vuelta al servicio del avión, y las autorizaciones internacionales en cuestión de formación, así como la importancia de garantizar que podamos priorizar la entrega de aviones almacenados. Seguiremos evaluando nuestro avance hacia los hitos que marcarán la vuelta al servicio del avión, para así tomar las correspondientes decisiones sobre la reanudación de la producción y las entregas.

    Durante este periodo de interrupción de la producción del 737 MAX, nuestro plan es que los empleados afectados continúen realizando trabajos relacionados con dicho avión, o que sean asignados temporalmente a otros equipos en Puget Sound. Como hemos hecho en todo momento durante la suspensión de los vuelos del 737 MAX, seguiremos teniendo en mente como prioridad el interés de nuestros clientes, empleados y la cadena de suministro a la hora de evaluar las acciones apropiadas. A este respecto, cabe señalar el esfuerzo por preservar los avances en la calidad y la salud del sistema de producción y la cadena de suministro logrados en los últimos meses.

    Facilitaremos información financiera sobre la interrupción de la producción con ocasión de la publicación de nuestro informe de resultados del 4T19 a finales de enero.