• Comunicado de Dennis Muilenburg, Consejero Delegado de Boeing, sobre el informe preliminar del vuelo 302 de Ethiopian Airlines

    5 de abril de 2019 - En Boeing lamentamos las vidas perdidas en los recientes accidentes del 737 MAX. Estas tragedias nos producen un gran pesar, y nuestros pensamientos están con los seres queridos de las personas que iban a bordo del vuelo 610 de Lion Air y del vuelo 302 de Ethiopian Airlines. Todos en la compañía somos conscientes de la inmensa gravedad de estos sucesos, y de la desolación de las familias y los amigos de las personas que fallecieron en los accidentes.

    Los informes finales de las autoridades harán públicos todos los detalles sobre lo ocurrido en los dos accidentes pero, con la publicación del informe preliminar de la investigación del accidente del vuelo 302 de Ethiopian Airlines, parece que en ambos vuelos el denominado sistema MCAS (Sistema de Aumento de las Características de Maniobras) se activó como respuesta a un dato erróneo del ángulo de ataque.

    La historia de nuestro sector nos enseña que la mayoría de los accidentes se debe a una cadena de sucesos. De nuevo vuelve a ser el caso, y sabemos que podemos romper un eslabón de esa cadena que ocasionó ambos accidentes. Como nos han comentado los pilotos, la activación por error del sistema MCAS puede agravar una carga de trabajo que ya de por sí es sustancial. Es nuestra responsabilidad eliminar ese riesgo. Lo asumimos y sabemos cómo proceder.

    Desde los días inmediatamente posteriores al accidente de Lion Air, equipos formados por nuestros ingenieros y técnicos más expertos se han dedicado a colaborar sin descanso con la Administración Federal de Aviación de EE.UU. (FAA) y con nuestros clientes para finalizar e implantar una actualización del software que garantice que accidentes como los del vuelo 610 de Lion Air y el vuelo 302 de Ethiopian Airlines no vuelvan a ocurrir.

    Estamos adoptando un enfoque integral y disciplinado, y dedicando todo el tiempo necesario para que la actualización del software sea la correcta. Estamos cerca de completarla y prevemos que su certificación e implantación en la flota de 737 MAX en todo el mundo se realice en las próximas semanas. Lamentamos las repercusiones causadas a nuestros clientes de aerolíneas y a sus pasajeros por la suspensión de las operaciones con estos aviones.

    Esta actualización, junto con la formación asociada y el material de consulta adicional que los pilotos precisan tras los accidentes, eliminarán la posibilidad de una activación involuntaria del sistema MCAS y evitarán que vuelva a ocurrir un accidente relacionado con este sistema.

    En Boeing asumimos la responsabilidad de fabricar y entregar a las aerolíneas y al público aviones seguros, que puedan ser pilotados de forma segura por todos y cada uno de los pilotos de todo el mundo, que son profesionales entregados a su misión. En Boeing nos dedicamos a esto.

    Mantenemos plena confianza en la seguridad fundamental del 737 MAX. Todos los que vuelen en este avión —pasajeros, auxiliares de cabina y pilotos, incluidos nuestros propios familiares y amigos— se merecen lo mejor. Cuando el MAX vuelva a surcar los cielos tras los cambios en el software del sistema MCAS, se encontrará entre los aviones más seguros que jamás hayan volado.

    Siempre nos hemos centrado en la seguridad, y seguiremos haciéndolo. La seguridad es el núcleo de lo que nos define en Boeing. Y sabemos que siempre podemos mejorar. Nuestro equipo está decidido a seguir mejorando en seguridad junto con el sector aeroespacial global y la sociedad en general. Este sentido compartido de responsabilidad por la seguridad aérea es lo que nos vincula y nos une.

    No puedo recordar un momento más doloroso en mi carrera en esta gran compañía. Cuando empecé a trabajar en Boeing hace más de tres décadas, me sentí inspirado por nuestro increíble equipo. Veo cómo dedican sus vidas y su extraordinario talento a conectar, proteger, explorar e inspirar al mundo, siempre con la seguridad como base. Y ese propósito, esa misión, no ha hecho sino fortalecerse con los años.

    Sabemos que de nuestro trabajo dependen vidas, y esto exige el más alto nivel de integridad y excelencia en nuestra labor. Con un profundo sentido del deber, asumimos la responsabilidad de diseñar, construir y dar servicio a los aviones más seguros. Sabemos que cada persona que sube a bordo de uno de nuestros aviones pone toda su confianza en nosotros.

    Haremos juntos todo lo posible para merecer y volver a ganar la confianza de nuestros clientes y pasajeros en las próximas semanas y los próximos meses.

    De nuevo, quiero expresar nuestro más profundo pesar y lamentamos el dolor que estos accidentes han causado en todo el mundo. Queremos enviar nuestras condolencias a todos los afectados.

    Dennis Muilenburg
    Presidente del Consejo de Administración, Presidente Ejecutivo y Consejero Delegado de Boeing
    The Boeing Company