• Comunicado de Dennis Muilenburg, Consejero Delegado de Boeing: La seguridad está en nuestro ADN – Actualización del software, producción y proceso del 737 MAX

    CHICAGO,  5 de abril de 2019 - A medida que trabajamos junto con clientes y reguladores de todo el mundo para que el 737 MAX vuelva al servicio, seguimos motivados por nuestros valores permanentes, que se centran en la seguridad, la integridad y la calidad en todo lo que hacemos.

    Ahora sabemos que los recientes accidentes del vuelo 610 de Lion Air y del vuelo 302 de Ethiopian Airlines estuvieron provocados por una cadena de sucesos con un eslabón común: la activación por error del sistema MCAS del avión. Tenemos la responsabilidad de eliminar ese riesgo, y sabemos cómo proceder. Como parte de este esfuerzo, estamos progresando en la actualización del software del 737 MAX, que evitará que vuelvan a ocurrir accidentes similares. Los equipos trabajan sin descanso, modifican y prueban el software, realizan revisiones imparciales y dialogan con los reguladores y clientes de todo el mundo en el proceso de la certificación final. Recientemente tuve la oportunidad de experimentar de primera mano el funcionamiento de la actualización del software de forma segura en un vuelo de demostración del avión 737 MAX 7. También estamos finalizando nuevos cursos de formación para pilotos y material de consulta adicional para nuestros clientes del MAX de todo el mundo. Este progreso es el resultado de nuestro enfoque integral y disciplinado y de nuestra política de dedicar el tiempo necesario para que el resultado sea satisfactorio.

    Mientras seguimos trabajando en todos estos pasos, hemos ajustado el sistema de producción del 737 temporalmente para encajar la pausa en las entregas del MAX, lo que nos permite dedicar recursos adicionales preferentemente para centrarnos en la certificación del software y en que el avión vuelva a operar. Hemos decidido reducir la producción desde 52 aviones mensuales a 42 a partir de mediados de abril.

    Con un ritmo de producción de 42 aviones al mes, el programa 737 y los equipos de fabricación pertinentes mantendrán sus niveles de empleo actuales, mientras seguimos invirtiendo en el buen estado y la calidad de nuestros sistemas de producción y de la cadena de suministro.

    Estamos coordinándonos con nuestros clientes a medida que trazamos planes para mitigar el impacto de este ajuste. También colaboraremos directamente con nuestros proveedores en sus planes de producción para minimizar el trastorno en sus actividades y el impacto financiero del cambio del ritmo de producción.

    En vista de nuestro compromiso con la mejora continua y nuestra determinación de hacer cada vez más seguro un sector que ya de por sí lo es, he pedido al Consejo de Administración de Boeing la creación de un comité para revisar todas las políticas y procesos que tiene la compañía para el diseño y el desarrollo de los aviones que fabricamos. El comité confirmará la efectividad de nuestras políticas y procesos para garantizar el más alto nivel de seguridad del programa 737 MAX, y de los demás programas, y recomendará mejoras para nuestras políticas y procesos.

    Los integrantes del comité serán: Edmund P. Giambastiani, Jr., almirante retirado y anteriormente Vicepresidente del Estado Mayor Conjunto de los Estados Unidos, que presidirá el comité; Robert A. Bradway, Presidente y Consejero Delegado de Amgen, Inc.; Lynn J. Good, Presidenta Ejecutiva y Presidenta del Consejo de Administración de Duke Energy Corporation; y Edward M. Liddy, anteriormente Presidente y Consejero Delegado de Allstate Corporation; todos son miembros del Consejo de Administración de la compañía. Estos miembros han sido elegidos para formar parte de este comité por su amplia experiencia colectiva, que incluye puestos de alta dirección en corporaciones, industrias reguladas y entidades gubernamentales en las que la seguridad y la prevención son primordiales.

    La seguridad es nuestra responsabilidad, y está en nuestro ADN. Cuando el MAX vuelva a surcar los cielos, hemos prometido a nuestras aerolíneas clientes y a sus pasajeros y tripulaciones que será de los aviones más seguros que jamás hayan volado. Nuestro enfoque disciplinado y continuo es la decisión correcta para nuestros empleados, clientes, proveedores y demás partes interesadas, ya que estamos trabajando con reguladores y clientes de todo el mundo para que la flota del 737 MAX vuelva a operar y para cumplir nuestros compromisos con todos nuestros grupos de interés.